«Me he sacado una muela, ¿y ahora qué?» Esta es una pregunta que se hacen muchos tras salir de la clínica dental. La recuperación puede ser un terreno desconocido, especialmente cuando el dolor se niega a ceder. Si te encuentras en esta situación o simplemente deseas estar preparado, sigue leyendo. En las siguientes líneas, te proporcionaremos una guía completa sobre el dolor post-extracción y cómo enfrentarlo.

¿Qué esperar después de una extracción dental?

Tras la extracción de una muela o cualquier diente, el cuerpo inmediatamente entra en modo de recuperación y cicatrización. Es natural tener ciertas expectativas y preocupaciones acerca de lo que sucede durante este periodo postoperatorio. Aquí te presentamos un desglose detallado de lo que podría experimentarse:

Hinchazón:

Es una de las reacciones más inmediatas. El área alrededor de la extracción, incluyendo las mejillas y a veces el cuello, suele inflamarse. Esta inflamación es una respuesta normal del cuerpo y alcanza su punto máximo alrededor del segundo día. Usar compresas frías intermitentemente en la zona puede ser beneficioso para reducir esta hinchazón y proporcionar alivio.

Molestias leves a moderadas:

Una vez que la anestesia local desaparece, lo habitual es sentir dolor en la zona. Este dolor puede variar en intensidad dependiendo del paciente y de la complejidad de la operación. Los analgésicos como el ibuprofeno o el paracetamol ayudan a reducir esta molestia.

Sangrado ocasional:

No es raro que durante las primeras 24 horas después de la extracción, la herida sangre ligeramente. Mantener una presión constante mordiendo suavemente una gasa resulta efectivo en estos casos.

Cambio en la dieta:

Durante los primeros días, es aconsejable optar por alimentos blandos y evitar aquellos que son crujientes, picantes o muy calientes. Esto no solo previene el dolor al masticar, sino que también ayuda a evitar la irritación de la zona afectada.

Higiene bucal:

Aunque se recomienda no enjuagar vigorosamente ni cepillar directamente el área de la extracción durante las primeras 24 horas, mantener el resto de la boca limpia es importante.

Dolor después de la extracción de muela

El dolor prolongado: no es una respuesta típica

En primer lugar, habría que entender que cada persona tiene un umbral de dolor diferente y una tasa de recuperación única. Algunos pueden estar prácticamente normales después de un par de días, mientras que otros podrían necesitar una semana para volver a encontrarse bien.

Sin embargo, si se prolonga el dolor después de 10 días de la extracción de muelas o es persistente, hay que tomar medidas ya que esto puede ser indicativo de complicaciones tales como infección, alveolitis seca o daño a estructuras cercanas.

Además, también habría que prestar atención a otros síntomas que puedan surgir, como fiebre, mal sabor de boca, hinchazón que no disminuye o un aumento en el sangrado. Si surgiese cualquiera de estas situaciones, no dudes en acudir de inmediato a tu dentista.

Causas potenciales de dolor continuo

Una de las causas más comunes de dolor continuo después de extraer una muela es la alveolitis seca, que se da especialmente si es la muela del juicio la que se quita. La alveolitis seca ocurre cuando el coágulo de sangre que se forma en el alveolo dental (el hueco dejado por el diente extraído) se desplaza o se disuelve antes de que la herida haya cicatrizado. Sin este coágulo, los huesos y nervios quedan expuestos al aire, alimentos y líquidos, causando dolor intenso.

Por otro lado, la boca es un área propensa a las bacterias, por lo que, a veces, la herida se acaba infectando. Los signos de infección incluyen dolor persistente, fiebre, hinchazón, mal sabor y secreción purulenta.

Y, en ocasiones, pequeños fragmentos de diente o hueso pueden quedar en la herida después de la extracción. Estos trozos causan irritación en la zona y retrasan el proceso de cicatrización.

Además, el trauma quirúrgico en tejidos cercanos puede prolongar el malestar.

Días de baja tras la extracción de la muela del juicio y su relación con el dolor

La extracción de la muela del juicio, debido a su ubicación y naturaleza, a menudo se considera un procedimiento más intrusivo que otras extracciones dentales. Como resultado, es habitual que se recomienden unos días de descanso para facilitar una adecuada recuperación. Pero, ¿cuántos días son típicamente necesarios y cómo se relaciona esto con el dolor experimentado?

  • Descanso inmediato post-extracción: Las primeras 24-48 horas después del procedimiento son críticas. Durante este tiempo, es probable que experimentes hinchazón, molestias y cierta limitación al abrir la boca. Se recomienda evitar actividades físicas intensas, ya que esto puede incrementar el sangrado o el riesgo de complicaciones.
  • Recuperación típica: En la mayoría de los casos, los pacientes pueden retomar sus actividades normales dentro de 3 a 5 días. Sin embargo, esto depende de la complejidad de la extracción y la respuesta individual de cada paciente.
  • Relación con el dolor: El número de días de baja está estrechamente relacionado con el nivel de dolor y malestar. Si el dolor disminuye y es manejable, es probable que enseguida te sientas listo para volver a tu rutina diaria.
  • Recomendaciones profesionales: Siempre es aconsejable seguir las recomendaciones del odontólogo o cirujano oral sobre el tiempo de recuperación. Estos profesionales evaluarán el procedimiento y tu respuesta postoperatoria para ofrecer una orientación personalizada.

Manejo del dolor post-extracción: Consejos y recomendaciones

Para reducir la hinchazón y el dolor, además de tomar la medicación prescrita, se pueden aplicar compresas frías en el área afectada durante las primeras 24 horas, a intervalos de 20 minutos.

La elección de alimentos también juega un papel importante en la recuperación. Opta por una dieta blanda y fría durante los primeros días (¡sí, el helado está recomendado en estos casos!)

Como siempre, la higiene bucal no puede faltar. A partir del primer día post-extracción, se puede enjuagar suavemente con una solución salina (o el colutorio que te haya indicado el dentista) para mantener el área limpia, pero evita realizar enjuagues bruscos para no desplazar el coágulo formado en el alveolo.

Finalmente, no olvides que, ante cualquier síntoma fuera de lo habitual, lo mejor es que lo consultes con tu dentista.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 9 Promedio: 4.2)